• Mensaje Y Autoridades

    Mensaje Y Autoridades

Mensaje del director

La Educación Religiosa se nos presenta como un mundo apasionante y desafiante. Apasionante pues nos inserta en la esencia del ser humano; nos pone frente a preguntas existenciales que han atravesado toda la historia de la humanidad; nos abre a la búsqueda de sentido en las fronteras últimas de la trascendencia. Al mismo tiempo es desafiante pues la temática en sí nos trasciende absolutamente; el misterio siempre va a ser más profundo y amplio de lo que podremos abarcar; la sociedad experimenta cambios rápidos, continuos y profundos; las ópticas de vida y sentido se han diversificado exponencialmente.   La Persona y la Palabra de Jesucristo sigue siendo actual para el ser humano de nuestro tiempo. Él es semilla real y verdadera de sentido, realización y plenitud. Hacer que esto sea realidad en las personas y comunidades de nuestro entorno es tarea de todos quienes han respondido a su llamado, y son Discípulos-Misioneros de Jesucristo en los diversos contextos sociales, culturales, eclesiales o educativos.   La fecundidad en esta tarea requiere indudablemente de la Gracia de Dios, pero especialmente en quienes diseñan o implementan procesos de Educación Religiosa, también exige profesionalización y actualización de su ser y quehacer. Vocación y profesionalización, en este sentido, son términos que no solo no se contraponen, sino que se interpelan mutuamente.   En esto radica la esencia de la misión de nuestro Instituto. Desde hace 20 años y a partir de su identidad universitaria, busca contribuir al fortalecimiento y desarrollo académico de la Educación Religiosa por medio de la docencia, la investigación y la vinculación con el medio. Optar por la Educación Religiosa como el centro específico y propio de nuestro desarrollo académico, permite que todos nuestros esfuerzos y proyecciones en docencia, investigación, publicación y vinculación con el medio, estén orientadas a su evaluación, actualización y fortalecimiento.   En nuestro servicio académico, existen algunos criterios transversales que constituyen ejes claves de nuestra de nuestra misión:
  • Vinculación con la realidad: Nuestro quehacer académico no es fruto de una mera especulación intelectual. Siempre ha estado estrechamente vinculado con la realidad, con lo que se vive y experimenta en cada uno de los procesos de Educación Religiosa.
  • Trabajo colaborativo: Nuestras propuestas han sido implementadas desde el diálogo y la comunión con otras instituciones académicas y eclesiales, en la cual cada una ha puesto al servicio del proyecto sus fortalezas y oportunidades.
  • Búsqueda de la calidad: Existe un esfuerzo consciente y constante por generar instancias académicas que favorezcan el logro de los estándares de calidad que la Educación Religiosa requiere en los diversos contextos.
  • Al alcance de todos: El trabajo en base a alianzas y redes ha permitido crear las condiciones para que un creciente número de educadores, agentes pastorales y comunidades eclesiales accedan a programas formación de nivel universitario.
  Nuestra misión está vinculada a la misión evangelizadora de la Iglesia, y ésta a la de Jesucristo Buen Pastor y Maestro. Nos sabemos parte de un todo que nos supera en alcance y profundidad. Sin embargo, confiando en la Gracia de Dios, en la fuerza de la Comunión y en el valor del trabajo hecho con responsabilidad y rigurosidad, colocamos lo que somos y hacemos en torno a la Educación Religiosa, al servicio de la Iglesia y de la sociedad, convencidos del valor y aporte que ella tiene para la transformación de las personas y la cultura.   Patricio Jaramillo Director Instituto Escuela de la Fe